Soy Fabio Fusaro, escritor y counselor. Autor de los libros “Mi Novia – Manual de Instrucciones”,
“La Mujer de tus Sueños” y “Mi ex–novia". Bienvenidos al blog que te ayudará a recuperar a tu ex-novia o recuperarte de ella.

Mi Profesión de Ayuda

Hace ya más de 12 años que ayudo a hombres abandonados por sus parejas a recuperarlas o a recuperarse ellos mismos.

Mi primer libro sobre como recuperar a una ex o como recuperarte de ella salió a la venta en el año 2001. Luego vinieron “La Mujer de tus sueños” y “Mi Ex novia”

Las recomendaciones boca a boca de mis libros hacían que recibiera cada vez más consultas via mail. Posteriormente desarrollé una página web de asistencia a hombres que sufren por amor y más adelante, ante la gran demanda de ayuda, comencé a dar “entrevistas personales”.

En las entrevistas personales tratamos tu caso en particular, analizamos todo lo que haga falta, vemos los errores cometidos y los que se podrían cometer y elaboramos una estrategia a seguir ya sea para recuperar a una mujer o para recuperarnos nosotros mismos en caso de que lo primero sea imposible.

Claro que no todas las mujeres son recuperables (como aseguran algunos que aprovechando la situación de dolor pretenden venderles recetas mágicas), pero si se aplican los métodos correspondientes las posibilidades aumentan un doscientos por ciento.

La satisfacción que siento cada vez que doy una mano a alguien para aliviarle el dolor por un abandono, ya sea para recuperar a su novia o para ayudarlo a salir adelante sin ella, es muy difícil de explicar.

Entiendo la soledad que sienten quienes, al querer compartir con amigos o familiares su problema, reciben como único apoyo frases como “Ya se te va a pasar”, “Es solo una mina”, “Ay, si yo tuviera tu edad...” ó “Con la cantidad de mujeres que hay que te vas a andar haciendo problema”, frases que por supuesto, por más buenas intenciones que tengan quienes las dicen, no ayudan.

La ayuda como profesión se transformó en mi actividad principal sobre todo a partir de obtener mi título de counselor tras haber terminado la carrera de Counseling (Consultoría psicológica).

El “Counseling” es una profesión de ayuda en la cual, por medio de una o más entrevistas, el counselor acompaña, ayuda, asiste, a personas normales en procesos de crisis o cambios como pueden ser las rupturas de pareja, tema que por ser el más abordado por mí en los últimos diez años, se convirtió en mi especialidad.


Si están pasando por una situación complicada, sienten que no están logrando resolverla sin ayuda y quieren tener información sobre las consultas personales conmigo, solo tienen que enviar un mail a infoentrevistas@hotmail.com diciendo su edad y lugar de residencia. (Por favor, no me cuenten una situación particular en esa dirección de e-mail, dado que la función de la misma es brindar información sobre las consultas personales). O bien llamar o solicitar la información por WhatsApp al (+54911) 5943-2025

¡Un gran abrazo para todos!

Fabio Fusaro

La resaca emocional

La fiesta estuvo espectacular. Música, minas, morfi y sobre todo “chupi” a morir.
Una noche de las mejores. De esas que sentimos que las tenemos que aprovechar al máximo. Y como el alcohol es bueno y gratis le dimos como si se fuera a acabar.

Pero a madrugada la fiesta se fue yendo por fade out y por mas que insistiéramos en seguir bailando, el disk jockey embaló sus cosas y se tomó el buque.
Tratamos de seguirla en otro lado, pero no hubo quórum…además ya no era lo mismo. Y con un tremendo pedo que casi no nos permitía hablar con coherencia, nos fuimos a dormir.

Ay mamá…al otro día…
La habitación se movía, la cabeza se partía en doscientos pedazos como si nos estuviera cayendo granizo del tamaño de pelotas de tenis en la frente.
El estómago se daba vuelta pero el vomito por algún extraño motivo no quería salir.
Y en esos momentos por más cambio de posición que busquemos en la cama, por más paño frío en la frente y por más dedo que nos metamos hasta la laringe buscando sacar un poco de toxinas para afuera, el malestar no aflojaba ni un poco.
Cuando estábamos borrachos no sólo no nos sentíamos mal sino que teníamos una sensación de alegría y bienestar. Pero ahora todo es malestar y caos.

¿Sería una solución volver a tomar whisky, vodka o fernet para volver al estado anterior?
Creo que a ninguna persona coherente se le ocurriría.

Con las situaciones de dolor provocado por una ruptura amorosa suele suceder lo mismo.
Vivimos una etapa de euforia, de alegría, de emoción, pero…si nos hemos topado con la persona equivocada, si fuimos victimas tal vez de una manipulación para obtener x beneficios, si fuimos usados para olvidar a un ex novio que reapareció o si el enamoramiento que la otra persona nos expresaba era una sanata y se fue a volar con el primero pelotudo que le gustó un poco más, vamos a tener un sentimiento muy fuerte de angustia, de dolor, de confusión y de necesidad de alivio.

Y lo primero que se nos ocurre para aliviar ese malestar es regresar a la relación perdida, sin tener en cuenta que la relación perdida es justamente la causa de todo ese dolor, de la misma forma que el alcohol fue el causante de la resaca.

En ambos casos, la solución no está en el pasado, sino que está en el futuro.

No queda otra alternativa que soportar el dolor hasta que se vaya. No se puede volver atrás. Sólo se puede ir hacia adelante. El alcohol en cantidades desmedidas siempre te va a producir ese estado deplorable. Volver con una persona que no es buena, que no sentía lo que decía sentir y que dejó a las claras que no era algo positivo en tu vida, en ningún caso es la solución a ese dolor sino que lo extendería en el tiempo o en el mejor de los casos lo postergaría para que vuelva y con más intensidad en el próximo engaño o abandono.

¿La pasaste bien en la fiesta? Ok, quedate con eso. Y recordá para la próxima que si no prestás atención a las primeras señales de mareo que te da el alcohol, te puede volver a pasar lo mismo.
¿Quién no se emborrachó alguna vez y al día siguiente se sintió un trapo de piso?
¿Quién no sufrió por una persona que terminó siendo muy diferente a lo que creíamos que era?
Bienvenido al club querido amigo!!!  Pero mantenete alejado de las botellas, porque volver a emborracharte para dejar de sentirte mal no es una opción.







Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

Celopatía tecnológica

El progreso trae beneficios, de eso no hay duda. Pero junto con los beneficios en muchos casos vienen una serie de perjuicios que me hacen pensar que no sé si no sería preferible vivir en cuevas y salir a cazar nuestra comida.

La celopatía parecería ser el trastorno del momento. Y cuando digo “celopatía” no me refiero a personas algo inseguras que sienten los clásicos celos o de vez en cuando tienen alguna duda, tal vez por el temor de perder a la persona amada sino a un trastorno delirante que hace que quien lo padece tenga la seguridad de que su pareja le es infiel aunque no tenga la más mínima prueba de esto.

Años atrás estas personas andaban por el mundo rompiéndole las pelotas a sus medias naranjas con dudas, preguntas inquisidoras, caras de orto y revisándoles los bolsillos o la mesa en luz en busca de alguna carta comprometedora, o algún elemento con el logo de un telo.

Hoy en día estas personas tienen sus mentes detonadas por el agregado de los celulares y sus aplicaciones a la vida cotidiana.
Pasan horas revisando, hurgando, investigando si su pareja agregó a alguien, puso un like o apareció etiquetada en alguna foto.
Cuando comenzás una relación con uno de estos individuos te obligan a eliminar de tus redes sociales a cuanta persona del sexo opuesto haya tenido algo que ver con tu vida en el pasado. No importa si fue tu maestra jardinera, porque si la tenés como contacto seguramente o te la cogiste o tenés intenciones de hacerlo. Y en una gran cantidad de casos hasta exigen que les sean entregadas las claves de acceso para poder revisar la actividad de punta a punta como si esto fuera una cosa normal.

Hoy en día “agregar” a una persona del otro sexo a Facebook o Whatsapp parecería ser para estos individuos el equivalente de lo que antes era “chaparte” a alguien… y “hablar” con esa persona ya sería una total y absoluta deslealtad y una afrenta casi imperdonable, casi como haber tenido sexo.

Por qué tenés este contacto?
Por qué lo agregaste?
Por qué le pusiste like?
Por qué no borrás tal cosa?
Por qué subís esta foto?
Que estás haciendo online?
Qué significa esa foto de perfil?
Para que cambiás la foto a cada rato?
Estos son solo algunos ejemplos de los constantes reclamos que generan peleas y discusiones a diario.

Uno de los principales problemas de la celopatía tecnológica es que puede ser contagiosa. Una persona tal vez sea perfectamente normal, pero cuando tiene una relación con alguien con este trastorno, puede también comenzar a espiar, a exigir, a controlar las actividades celularísticas de su pareja.
Es como cuando te muerde un vampiro….que también te volvés vampiro.

Esto sucede porque los celópatas tecnológicos no se bancan ser ellos los únicos que vivan en un mar de obsesión y dudas y por lo tanto buscan sembrar también las dudas en sus parejas con hechos tan sutiles como certeros. Por ejemplo miran algo en su celular y se sonríen…o se lo llevan a la ducha… o lo ocultan de manera muy notoria como fingiendo esconder algo…y todo esto es obviamente notado por la víctima que comienza de esta forma a sentir la mordedura del vampiro que posiblemente lo convertirá en un soldado más de este ejército de trastornados de las redes.

Una pareja es para disfrutarla, no para investigarla.
Si realmente crees que tu pareja está en una permanente búsqueda de engañarte, de tener una aventura o de directamente cambiarte por otra persona con quien se contacta por medio de las redes sociales, lo más saludable sería decirle “Buenas noches…nos vemos en Disney” en lugar de vivir obsesionado con su aparatito de mierda.

Pero bueno, hacer razonar a un celópata es como pedirle peras al pino (Ya sé que es al Olmo, pero igual sirve y el otro me aburrió).





Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

Corazón Vs Cerebro

“Damas y caballeros...bienvenidos a la pelea estelar de la noche!! En este rincón, con un peso de 300 gramoooos…el terror de los sentimientos, el paladín del amor, el príncipe de las metidas de pata, el capitán del impulso…EL CORAZOOOON!!!...

(Gran ovación de los fanáticos del “Hacé lo que sientas” y el “Seguí a tu corazón”)

…y en este otro rincón, con un peso de 1 kilo 400 gramos…el rey del razonamiento, el gladiador de la coherencia, el defensor de la dignidad…EL CEREEEEEEBRO!!!”

(Tibia ovación de algunos familiares y amigos).

Y comienza la pelea. Ambos levantan la guardia, se miden…el cerebro se distrae y el corazón le aplica un gancho de derecha a la mandíbula que lo deja en la lona. El árbitro comienza la cuenta.

Este es más o menos el cuadro que se presenta en estas luchas entre sentimiento y razón. En el mejor de los casos el cerebro se va a levantar con dificultad cuando la cuenta vaya por el 7 u 8 y va a intentar dar batalla. En otros va a seguir tirado inerte en la lona.

Que el corazón rige nuestros sentimientos es algo tan metafórico como el combate antes descripto.
En realidad todo está en el cerebro. Tanto nuestra parte emocional como nuestra parte racional depende de éste.

¿Por qué cuando estamos enamorados de alguien que nos maltrata, o cuando una pareja nos engaña y luego abandona, la batalla entre razón y sentimientos la ganan los sentimientos y por robo, por lo menos al comienzo?
Es difícil explicar esto sin entrar en datos extremadamente científicos. Para hacerlo más sencillo podríamos decir, parafraseando a Tanguito, “Porque el amor es más fuerte” y no estaríamos tan equivocados.

Son esos sentimientos y esos impulsos los que nos llevan a tomar acciones que nos perjudican, alejándonos de nuestro bienestar, de nuestro equilibrio, de nuestra felicidad.

Se nos hace muy difícil anteponer el razonamiento, la inteligencia a los sentimientos para poder elegir un camino más conveniente para nuestro desarrollo personal.

Es en esos momentos en donde cobra importancia el concepto de “Inteligencia emocional”. Concepto que es bueno conocer e intentar poner en práctica en este tipo de situaciones.

¿Qué es la inteligencia emocional?
Podríamos definirla como la capacidad de percibir nuestros sentimientos y servirse de esa información para manejar el pensamiento y conducirnos de forma adecuada para lograr nuestro bienestar.
O sea, sentir, pensar, analizar y resolver en función de la opción más conveniente.

El impulso y la emoción son más fuertes, pero ahí es cuando la inteligencia emocional tiene que dar batalla.

En la película “Náufrago” Chuck Noland (Tom Hanks) pasa años en una isla desierta en compañía de una pelota a la que le pintó una cara y la llamó Wilson.
Tal vez fueron la soledad, la desesperación y la necesidad de comunicarse las que hicieron que Chuck desarrollara un sentimiento de compañerismo, amistad y por que no amor, hacia el inanimado objeto con cara humana.

Luego de que las esperanzas de ser rescatado se agotaron y ante la opción de una muerte segura permaneciendo en la isla, Chuck decide hacerse a la mar en una balsa acompañado de su inseparable y querido amigo Wilson.

La mala fortuna, el oleaje, el viento o vaya a saber que cosa hicieron que mientras Chuck dormía, Wilson se desprendiera de las cintas que lo ataban quedando flotando a la deriva y siendo alejado por la corriente.

Cuando Chuck despierta y nota la perdida de su compañero entra en un estado emocional de desesperación y al divisarlo alejándose en el mar no duda en seguir su impulso de arrojarse al agua para recuperarlo.

Como la corriente que se llevaba a Wilson era muy fuerte, la única opción para recobrarlo era alejarse de la balsa a la cual sostenía con una soga, y a la que dominado por la emoción tuvo el impulso de soltar para lograr su objetivo.

Fue en ese momento en donde puso en marcha los engranajes de su “inteligencia emocional” y al verse a mitad de camino entre Wilson que se alejaba y la balsa, y ante la opción de tener que elegir que era lo que más le convenía para sobrevivir, eligió darse la vuelta y recobrar la soga, llorando desconsoladamente al grito de Wilsoooon!!! Lo siento!!! Lo siento Wilsoooon!!!

Reconocer el sentimiento, pero no obstante pensar, analizar y resolver, le salvó la vida.

En ese mismo mecanismo tienen que hacer el esfuerzo de trabajar aquellos que se encuentran en una situación de desamor, de dependencia emocional. Esas personas a las que el corazón les dice “sí” y la razón les dice “no”.  Tal vez tiene que dejar ir…para agarrar el timón de su propia vida y salvarse.

No es fácil. No es sencillo. Requiere a veces de un esfuerzo extremo, pero se puede. Les aseguro que se puede.

Ah…me olvidaba comentarles que Chuck finalmente fue rescatado por un barco…y ni bien llegó a la ciudad se compró una pelota nueva.






Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html



DIGNIDAD

Hablar de “dignidad” cuando hablamos del fin indeseado de una relación de pareja es hablar del componente básico para la recuperación propia y por que no de la relación perdida.

El sufrimiento en esos casos proviene del amor que sentimos por la persona que en teoría estamos perdiendo en esos momentos (y digo en teoría porque posiblemente ya la habíamos perdido mucho antes sin habernos dado cuenta), pero sin dudas dicho sufrimiento también proviene del poco amor que estamos teniendo por nosotros mismos.
Y es la suma de esos dos sentimientos la que nos lleva a cometer actos dignos de formar parte de las escenas de la más espantosa película de terror.

. Permanecer al lado de una persona que ya nos comunicó su intención de terminar para “ver si la vuelvo a enamorar”.

. Fingir una relación de “amistad” para “no perderla del todo”. 

. Pedirle otra “oportunidad” como si una relación se tratara de un puesto de 9 de área que se comió tres goles hechos la última fecha.

. Descubrir clarísimos mensajes que denotan una clara infidelidad o relación paralela en su teléfono y hacernos olímpicamente los tontos cambiando el dicho “ojos que no ven corazón que no siente” por “ojos que ven, cerebro que no registra”.

. Hablar con cuanto amigo en común podamos para contarle de nuestra desdicha y de los destrozados que estamos con el fin de provocar la lástima y así una de esas…por ahí si le damos pena vuelve…

La lista de acciones que denotan falta de dignidad puede ser interminable.

La dignidad es el valor que nosotros mismos nos asignamos.
Y el valor que nos ponemos está dado por nuestros actos, por el respeto que demostramos tener por nosotros mismos.
Si nos ponemos un valor bajo lo lógico es que desde afuera también nos vean como alguien de poco valor. Y que persona puede sentirse atraída por alguien de bajo valor?

“No quiero ni puedo estar sin ella” es el pensamiento de alguien que no se quiere a sí mismo.
“Aunque me duela, si no me quiere no me sirve” es el pensamiento de alguien con dignidad y amor propio.

Claro que una cosa es el pensamiento y otra el sentimiento.
Ni al campeón mundial de la dignidad nadie lo salva de padecer el desagradable sentimiento provocado por el desamor, esa tristeza, ese nudo en el estómago, esa presión en el pecho, esas ganas de llorar, ese imaginarla con otro y…

Pero con dignidad, estamos atravesando el camino de salida. Tal vez lentamente, tal vez con dolor, tal vez con angustia, pero estamos caminando.

Sin dignidad, no hay camino.

Sin dignidad, no hay nada.


VAMO NENEEE!!

QUERETE!!





Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

Ella dice que me ama...

A nadie le gusta ir a cargar nafta. Particularmente tengo la costumbre de acudir al surtidor cuando ya la agujita del marcador de combustible empieza a rozar el rojo.
Sí…ya se que le hace mal al auto, que chupa basura, etc…es algo que tengo que corregir, pero bueno.
Al regreso de mis vacaciones, único momento del año en el que voy a la estación de servicio y le digo al empleado “llenámelo”,  al auto le había sobrado medio tanque.
-Listo, tengo para unos cuantos días –pensé, dado que por lo general diariamente cubro distancias cortas.
Me quedaba aproximadamente un cuarto de tanque cuando un día…pluf…pluf…el auto se queda.
-¿Nafta tiene? –fue la primera pregunta.
Y sí, de eso no había dudas. La aguja marcaba un cuarto.
Varias fueron las opiniones de distintos “expertos” en mecánica. Que la batería…que una basurita no sé donde…que el bulbo de la pichota…

La grúa del seguro fue la encargada de depositar el auto en el taller mecánico, donde luego de una breve revisión se determinó el diagnóstico: Me había quedado sin nafta.

-No, no puede ser, si el marcador… - comencé a decirle al mecánico.
-El marcador puede decir lo que quiera –me interrumpió- pero si el auto se para y el tanque está vacío, lo que diga el marcador no tiene la menor importancia.

De la misma forma, muchas personas dejadas por sus parejas repiten la incongruente frase: “Si de algo estoy seguro es de que me ama”.
-Pero…y como sabés  que te ama, si te está dejando?
-Porque me lo dice.

Sí…sí… te lo dice de la misma forma que el medidor de mi auto me indicaban que tenía un cuarto de nafta.

Si tu novia te deja, no te ama.
Corta la bocha.  Sobre todo en los casos en donde no hay un motivo realmente contundente que imposibilite la continuidad de la relación.

Puede que te tenga aprecio, cariño, que te valore como persona…pero “amarte”…no jodamos.

Decir “Te amo pero te dejo” es algo así como decir “Soy vegetariano pero ahora me voy a comer un asado”.

El hecho de creer que la persona que nos está dejando nos ama, nos hace pararnos en el lugar equivocado para empezar a recorrer el camino hacia una posible reconciliación.

Y claro…pensar que no te ama o peor aún, que sus sentimientos pueden estar dirigidos a otra persona, es un sentimiento tan devastador que preferís apartar el pensamiento que lo provoca. ¿Para que sufrir si ella te está diciendo claramente que te ama?

Pero claro…te está dejando, de eso tampoco hay dudas.

Y es en ese lugar incongruente donde muchas personas quedan varadas cual ballena en Pelopincho.

Los caminos a tomar podrían ser diversos, pero nunca vamos a poder trazar un recorrido a seguir si no sabemos realmente de donde partimos.

Por eso, querido amigo, siempre tené en cuenta que más vale una verdad dolorosa que una mentira placentera.

Y como digo Aristóteles  “La única verdad es la realidad”.

Le faltó agregarle “…así que no te dejes boludear!!!”






Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html




Recuperar a mi ex novia

“Quiero recuperar a mi ex novia” es el sentimiento puesto en palabras de todo hombre que fue dejado por su ex.
“¿Qué probabilidades tengo de recuperarla?” es la pregunta que nunca falta.
La verdad es que las posibilidades de recuperar a una novia que eligió dejarte no son muchas, dado que si lo fueran no te habría dejado. Si te dejó es para dejarte y no para volver.

Por lo tanto las posibilidades de recuperar a tu ex son pocas, ok, pero no son nulas. Y la forma de maximizarlas es pensar y actuar como corresponde a un ser inteligente y racional.
En muchos casos no se logra el objetivo de volver, pero lo peor que podemos hacer es no intentarlo o intentarlo de la manera equivocada.

Luego de escuchar el “tenemos que hablar” seguido probablemente de “necesito un tiempo”, ‘ya no siento lo mismo”, o alguna de sus variantes, en un primer momento nos invade la sorpresa, le sigue la angustia y luego puede aparecer también la desesperación.
Ni la sorpresa, ni la angustia  y mucho menos la desesperación suelen ser buenas consejeras.
Cuando estamos en esas circunstancias la parte pensante del cerebro se bloquea y nos manejamos por impulsos.

La angustia del momento sumada a los mensajes contradictorios que ella nos da “te amo pero no puedo”…”Tal vez más adelante pero ahora no…” y hasta verla llorar en una demostración clara de estar sufriendo a la par tuya, nos impulsan a equivocar una y otra vez los caminos.

El objetivo algunos días parece acercarse, pero nuevamente se diluye volviendo a meternos en una tristeza por momentos paralizante.

Y sí, yo te entiendo, porque en esos momentos estás viviendo una de las situaciones más angustiantes de tu vida.

Los amigos ayudan…sí…pero hasta ahí. En muchos casos nos dan consejos de terror basados en vaya a saber que película. En otros casos buscan levantarte el ánimo diciendo “Dejate de joder!! Con todas las mujeres que hay!!!” como si no se dieran cuenta (y creo que de hecho no se dan cuenta) que para vos la única que cuenta es ella.

Por favor, tené en cuenta que cualquier persona que pretenda presentarte un método para recuperar a tu ex con seguridad total, te está mintiendo. Si esa método existiera ya lo estarían usando todos los hombres desde la hace cientos de años y nadie nunca perdería una pareja.

¿Qué es lo que busco yo por medio de mis libros, de este blog y de las consultas personales que realizo?
Lo que busco es justamente ayudarte a pensar para que tomes el mejor camino para maximizar las posibilidades de volver con tu ex y a la vez ayudarte a buscar la forma de que te saques esa angustia lo más rápido posible.


Por lo tanto, bienvenido a mi blog.

Fuerza que no estás solo!

Ah…y no te olvides…querete!!!






Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html